lunes, 24 de marzo de 2008

24 de marzo

Es una fecha que se debe recordar por el resto de la historia argentina. Si se olvidara el 24 de marzo, no sólo se estaría perdiendo la memoria de una interrupción a la vida institucional. Se estaría olvidando la muerte de incalculables personas. Innumerables mujeres y hombres que vieron muerta su capacidad de expresarse y de recibir noticias imparciales. Incontables personas que vieron muertos sus deseos de permanecer en su país, debiéndose exiliarse. Ni hablar de los que perdieron toda su vida en manos de los militares durante la represión y de sus familiares y amigos, de aquellos que perdieron su identidad o de quienes fueron enviados a la guerra más absurda que pueda imaginarse.
Es una fecha luctuosa. No la elegiría como feriado. A veces pareciera que la mayoría de los feriados argentinos son para llorar y no para festejar. Sin embargo, no por ello se debe despreciar el duelo. Quien no crece con el dolor, no llega a conocer la verdadera alegría. No es fácil comprometerse con la conservación de la memoria. Este servidor, desde su humilde sitio, intenta todo lo posible.